INTRODUCCIÓN A LA NUTRICIÓN AYURVÉDICA


El concepto de salud es fundamental para entender las enfermedades. Antes de discutir la enfermedad hay que entender el significado de bienestar y salud. Un estado de salud existe cuando: el fuego digestivo (Agni) está equilibrado; los humores corpóreos (Vata, pitta y kapha) están en equilibrio; los tres productos de desecho (Orina, heces y sudor) funcionan a nivel normal y también están equilibrados; los sentidos funcionan normalmente; el cuerpo, la mente y la conciencia trabajan armoniosamente como unidad.

Se dice que las principales razones por las que el ser humano se causa sufrimiento y desequilibra los doshas son: los malos estilos de vida, la dieta, los pensamientos y emociones, el tiempo y el conjunto de los tres anteriores que sería actuar en contra de la voz interior. Así, el desequilibrio del cuerpo y la mente es responsable del dolor fisiológico y físico.

En ayurveda la nutrición no son solo los alimentos que se ingieren, sino todo aquello que entra por nuestros sentidos. Tan importante es lo que se come que cómo se come y tan importante es la digestión física como la mental. De nada me sirve comer sano si lo hago con una emoción negativa, el alimento más sano puede convertirse en algo tóxico para el cuerpo si no lo digiero tanto por falta de fuego (agni) digestivo o mental.

Para entender bien el concepto de nutrición desde la perspectiva ayurvédica hay que entender primero los principales gunas o cualidades del universo: satvas, rajas y tamas.

Satvas es la qualidad del equilibrio, la armonía, la paz, el amor, la sabiduría.

Rajas es la excitación, la pasión, la actividad, la ambición y el poder.

Tamas es la ignorancia, la inercia, la depresión, la pereza, el letargo.

Estas cualidades se manifiestan en las personas y en los alimentos por lo que para mantener la salud y el equilibrio el ayurveda nos recomienda ir hacia el estado sátvico, y como somos lo que comemos, para ello necesitamos nutrirnos de esa cualidad.

Los alimentos sátvicos serían todos aquellos que podemos imaginar su proceso desde la tierra, son alimentos vivos, con la energía de sol, que no han pasado largos procesos de transformación para llegar a nuestro plato, que nos nutren sin requerir de nuestra energía para digerirlos. Serían las verduras, frutas, legumbres, cereales.

Sin embargo, las cualidades que predominan en nuestra sociedad son la rajática y la tamásica tanto en las personas como en los alimentos que consumimos. Los alimentos rajáticos serían todos aquellos que producen excitación: el café, la cafeína, el alcohol, las harinas blancas, el azúcar blanco, los picantes, etc. Los alimentos tamásicos son aquellos que nos dan pesadez: la carne, los huevos, la leche, los alimentos procesados, etc. Ambos grupos son alimento que nos sacan del equilibrio, o nos sobreexcitan o nos dejan con sensación pesada porque requieren de nuestra energía para ser digeridos.

El ayurveda pretende desarrollar la capacidad de conectar con nuestra sabiduría interna para elegir con discernimiento lo que me hace bien y nutrirme de ello, elegir alimentos sátvicos para acercarnos al estado sátvico. Esta ciencia de la vida ofrece a todos la posibilidad de recobrar la salud por medio del entendimiento del cuerpo y sus necesidades. Por lo tanto, nosotros mismos podemos recuperar el equilibrio de nuestros doshas con el simple hecho de vivir conscientes. Si vivimos de esta forma, conectados y escuchando el cuepro, escogeremos los hábitos, la dieta y los pensamientos que nos aporten armonía y en consecuencia nuestro cuerpo, mente y espíritu irán en la misma dirección. Nos convertimos en nuestros mejores doctores.

El primer paso sería pasar de una dieta rajásica y/o tamásica a una dieta sátvica y el segundo paso sería escoger la dieta que mejor se ajuste la constitución individual (Para saber más sobre que alimentos convienen a cada tipo de Dosha puedes leer el siguiente post). Si uno comprende cuál es su constitución y su relación con las cualidades de varios alimentos, entonces es posible seleccionar la dieta adecuada. Se debe tomar en cuenta el sabor de los alimentos (Dulce, agrio, salado, picante, amargo y astringente), saber si son pesados o ligeros, si producen calor o frío, si son aceitosos o secos, líquidos o sólidos. También deben considerarse las estaciones del año al escoger la dieta

Cuando se considera la dieta, se debe tomar en cuenta la calidad y frescura de los alimentos. También hay ciertos productos que son incompatibles cuando se comen juntos: pescado y leche, carne y leche, yogurt y res, frutas ácidas con leche. Los melones deben comerse solos, ya que en combinación con otros alimentos crean toxinas y no permiten la absorción en los intestinos, lo que puede causar un desequilibrio en la tri-dosha. Cuando se comen juntos, los alimentos incompatibles, se producen toxinas.

La ingestión de alimentos debe regularse según la condición del agni, el fuego digestivo del cuerpo. No se debe comer sin estar hambriento y no se debe beber a menos que se tenga sed. No debe uno comer cuando está sediento ni beber cuando se está hambriento. Si uno tiene hambre quiere decir que su fuego digestivo está "encendido". Si uno bebe en ese momento, el líquido disolverá las enzimas digestivas y el agni se reducirá.

Los alimentos son los que nutren al cuerpo, la mente y la conciencia. La forma de comer es muy importante. Mientras uno está comiendo, debe sentarse derecho y evitar distracciones tales como la televisión, la conversación y la lectura. Si se mastica con amor y compasión, el sabor de los alimentos será más intenso.

El sabor no se origina en la comida, sino en la experiencia del que come. Si su agni no es bueno, no saboreará la comida debidamente. El sabor de los alimentos depende de agni. Las especies ayudan a encender el agni, limpiar el cuerpo y a enriquecer el sabor de los alimentos. Cada bocado debe masticarse por lo menos treinta y dos veces antes de tragárselo. Esto permite que las enzimas de la boca hagan su trabajo adecuadamente y también da tiempo al estómago de prepararse para recibir el alimento masticado. Es importante comer a velocidad moderada.

La cantidad de alimentos que se ingieren a la vez, también es importante. Un tercio del estómago se debe llenar de comida, otro tercio de agua y el otro de aire. La cantidad de alimento ingerido debe ser el equivalente a dos manos llenas. Si uno come en exceso, el estómago se expandirá y pedirá más comida.


2 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now