Holly mother Ganga


Cuantas horas frente a ti, cuantas conversaciones, cuantas confesiones, cuantos rituales y ofrendas, cuantas lágrimas derramadas y cuánta paz y luz me dió tu vibración.

Me enseñaste a soltar, las resistencias, el control, las expectativas, los apegos, los prejuicios, los ideales y a entregarme al momento con lo que venga, agradecida y abierta a la enseñanza.

Tu presencia refleja pureza, fluidez, fuerza, serenidad y elegancia. Tienes el poder de volverme a la calma, hacer que me olvide del caos de ahí fuera, que el tiempo desaparezca y el aprendizaje fluya.

Todo un lujo empezar y terminar los días frente a este regalo de la madre naturaleza donde una vez más se refleja la divinidad del universo. Cuando llega la hora de partir solo puedo sentirme agradecida por tanto.

A veces las respuestas están en algo tan simple como la contemplación. Cuantas veces me habré agotado buscando fuera por escapar de la responsabilidad de mirar dentro.


6 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now